Cáncer de próstata y metástasis ósea… ¿una nueva esperanza?

La escoliosis idiopática y sus incógnitas
14 marzo, 2017
Lupus: cuando nuestro cuerpo lucha contra sí mismo
10 mayo, 2017

Cáncer de próstata y metástasis ósea… ¿una nueva esperanza?

Estudios recientes podrían haber encontrado la clave para evitar un proceso muy común en un paciente con cáncer de próstata: la metástasis ósea

Cáncer de próstata

Fuente: guias21sa.com

El cáncer de próstata es el más extendido entre la población masculina. En España se diagnostican más de 33.000 nuevos casos de esta patología al año, y es más común entre los varones de edad avanzada. Cuando un paciente padece de cáncer de próstata, se forman células cancerosas en los tejidos de este órgano y el sujeto sufre síntomas como el aumento de la frecuencia de ir a orinar, presencia de sangre en la orina o dificultad para vaciar la vejiga completamente.

Si un hombre es diagnosticado con un cáncer de próstata, es crucial averiguar si el tumor se ha diseminado a otras partes del cuerpo, generándose así una metástasis. Este proceso se produce cuando las células cancerosas se desprenden del tumor original y se dispersan a otras partes del organismo a través del tejido (se expande a zonas cercanas al origen del tumor), la sangre (vasos sanguíneos) o el sistema linfático. Ésta es de hecho una de las razones por las que el cáncer es tan grave, su capacidad para extenderse por todo el cuerpo.

Para saber cómo de avanzado está el cáncer y para poder analizar si las células cancerosas se han diseminado a otras partes del cuerpo, se utiliza un proceso llamado estadificación, con el cual se puede determinar la gravedad y extensión de la enfermedad. Existen un total de cuatro estadios con los que medir la evolución de este cáncer, su propagación. En el primero, el cáncer se localiza sólo en la próstata, al igual que en el estadio dos. En el estadio tres el cáncer ya se ha diseminado fuera de la capa externa de la próstata hasta las vesículas seminales. En el último estadio, el cuarto, el tumor puede haberse extendido a otros órganos y partes del cuerpo, e incluso a los huesos.

Y es que en el caso del cáncer de próstata, el tipo de metástasis más común es la ósea, en la que el tumor afecta a los huesos del individuo, dando lugar a dolores e incluso fracturas óseas. Alrededor de un 90% de los pacientes que fallecen a consecuencia de esta patología presenta metástasis óseas. El principal objetivo de los médicos es conseguir que este cáncer no llegue a los huesos. Igualmente, si esta metástasis se produce, existen métodos para controlar y aliviar el dolor, como la terapia hormonal, la quimioterapia o la radioterapia.

Metástasis cáncer de próstata

Fuente: cancer.gov

El pronóstico para un enfermo de cáncer de próstata puede variar dependiendo de factores como la edad del sujeto o el estadio del cáncer. En este caso, si el cáncer se localiza únicamente en la próstata, la esperanza de vida es más larga que si existe una metástasis.

Una nueva esperanza

Sin embargo, hay buenas noticias. Científicos de la Universidad Estatal de Washington en Pullman (EE.UU.) han descubierto cómo evitar que el cáncer de próstata se extienda a los huesos. Existe una enzima llamada monoamino oxidasa A (MAO-A) que, gracias a unas señales moleculares, facilita que las células tumorales invadan los huesos y crezcan en ellos. Además, de forma general, el hueso hace uso de unas células llamadas osteoclastos para su crecimiento o curación, pero en el caso de pacientes enfermos de cáncer de próstata las células tumorales logran influir en estos osteoclastos y activarlos para que destruyan el hueso. La MAO-A activa tres proteínas que potencian la función de los osteoclastos, incrementando en este caso su poder destructivo. Por eso, con unos inhibidores de esta enzima, se podría evitar la propagación de este cáncer a los huesos.

Comments are closed.