Retrasar una y otra vez el despertador induce al cansancio

Estenosis de Canal
De la Estenosis de Canal al ‘Síndrome del Escaparate’
20 diciembre, 2016
Vaso de agua
El ‘agua de la vida’, con un poco más de Hidrógeno
13 enero, 2017

Retrasar una y otra vez el despertador induce al cansancio

Hombre acostado mirando el móvil

Los ‘cinco minutos más ‘ es una de las costumbres cada vez más arraigadas en la sociedad. Es sonar el despertador y, casi por instinto, el dedo acciona el botón snooze del móvil.

La imagen del móvil en la repisa al lado de la cama ha sustituido al tradicional despertador. Asimismo, la opción de los dispositivos de retrasar una y otra vez  la alarma con tal de conseguir esos ‘cinco minutos más’ antes de salir de entre las sábanas se ha convertido también en una práctica recurrente. Una práctica que de primeras puede parecer placentera pero que en realidad esconde varias contraindicaciones. Entre ellas, el aumento del cansancio.

Si bien se tiende a posponer el despertador entre 5 y 30 minutos por motivos de sueño, el adquirir dicho hábito puede ser perjudicial para la salud, según los expertos. En contra de la creencia popular de que ese margen de tiempo puede ayudar al individuo a despertar más despejado, la realidad es que se produce una alteración del sueño. El dichoso botón snooze induce al cuerpo a un nuevo ciclo.

La Dopamina -un nuerotransmisor- vuelve a actuar pero se producen efectos contradictorios. Las consecuencias seguro que las has notado. Habrás sentido cierto grado de desorientación y de cansancio al despertar. Ello se debe a las reacciones químicas que se generan en el organismo, impidiendo también que éste entre en estado de vigilia. Los expertos concluyen que alargar y dividir el despertador en franjas puede acarrear pérdidas de memoria y una menor concentración y rendimiento en el trabajo.

Evitar el cansancio con sueños regulares

Igualmente, los científicos señalan que detrás de esta práctica existe una falta de sueño. Bajo el argumento de que a ningún individuo le cuesta levantarse después de haber dormido ocho horas, las personas que recurren al snooze es porque no han descansado el tiempo necesario. Bajo ese estado se somnolencia se produce la denominada ‘Inercia del Sueño’. Ésta destaca por la sensación de aturdimiento y de falta de energía.

Los expertos recomiendan unas pautas de sueño regulares. Lo ideal sería que el cuerpo se despertase por sí mismo, sin necesidad de alarmas. Un riesgo que la mayor parte de los trabajadores no están dispuestos a asumir. El irse a acostar a la misma hora todos los días, y despertar también a la misma hora, permite al organismo adaptarse a dicha rutina. Se mantiene así un ritmo constante de sueño.

Para aquellos que no pueden adquirir dicha rutina, siempre les quedará la siesta.

 

Comments are closed.