Sensibilidad Química: el síndrome de la gripe eterna

Efectos contaminación electromagnética
¿Conoces los efectos para la salud de la contaminación electromagnética?
16 febrero, 2017
La escoliosis idiopática y sus incógnitas
14 marzo, 2017

Sensibilidad Química: el síndrome de la gripe eterna

Sensibilidad Química: síndrome de la gripe eterna

El Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple consiste en un conjunto de alteraciones en el organismo ante la exposición a determinados productos químicos, valga la redundancia. A pesar de que la cantidad de éstos sea mínima, puede desencadenar reacciones perjudiciales en varios sistemas del cuerpo.

En anteriores artículos de Corbisana se han descrito situaciones de incomprensión a la hora de tratar patologías catalogadas como raras. La Fibromialgia es un claro ejemplo de ello. La falta de sensibilidad social y de los propios profesionales médicos derivaba en una situación de indefensión de los afectados. El Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple tiene, lamentablemente, una trayectoria similar.

Englobada en la lista de enfermedades huérfanas, el diagnóstico de este síndrome es aún inexacto: pocos pacientes y ‘mal recetados’. Ello hace que desde Sanidad no se tenga presente a los que padecen Sensibilidad Química, lo que a su vez aumenta la incomprensión de los mismos en el ámbito laboral, social e incluso familiar.

Ejemplos como el que publica El País dan fe de esta situación: <<Un fontanero de Castellón de 47 años, Rubén F. B., ha conseguido que una juez le reconozca por primera vez en España, la incapacidad permanente y la gran invalidez por el Síndrome de Sensibilidad química, electrosensibilidad y Fibromialgia que padece. Es la primera sentencia en España que reconoce la incapacidad y la dependencia de un tercero para el día a día, explica Yolanda Bermejo, abogada que ha llevado el caso>>.

Y es que la enfermedad envuelve al huésped en una sensación de gripe eterna que puede reducir la actividad de la persona entre un 50 y 80%, afectando a la concentración y memoria. Además del sistema neurocognitivo, la reacción a las exposiciones tóxicas también desencadena problemas de mucosa, dolores musculares combinados con cansancio excesivo; la alteración de la glándula del tiroides también

Frustración y grado de dependencia

La también denominada hipersensibilidad bioquímica es conocida como pérdida de tolerancia inducida por tóxicos y enfermedad medioambiental. Se estima que en torno un 5 y 15% de la población española está afectada por dicha patología, aumentando progresivamente su incidencia. Igualmente, se ha observado un mayor porcentaje de mujeres que la padecen, en comparación con el género masculino.

La sintomatología o la crisis pueden surgir de manera espontánea y con cierta brusquedad. Las molestias persisten y el estado del paciente empeora, manifestando síntomas similares a alergias con productos a los que estamos acostumbrados como pueden ser perfumes, cosméticos, elementos de limpieza e incluso productos alimenticios y agua.

Al igual que sucede con otras enfermedades catalogadas como raras, el paciente se ve obligado a lidiar en varios frentes en busca de reconocimiento médico. <<La Seguridad Social sigue dando la espalda a este tipo de enfermos>>, señalan desde el gabinete de abogados que llevaba el caso de Rubén. De ahí la importancia de romper ciertas barreras y actualizar los protocolos médicos mediante estudios que arrojen luz a una praxis llena de claroscuros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments are closed.